JOEPAD: COMO UN PILOTO EN SU NAVÍO

Archive for the ‘Pensamiento’ Category

EXTRACTO DE NOVELA

leave a comment »

Ella se pasó la vida buscando su atmosferá ideal para crear.
Yo siempre creí que eran sus baños postestreno, hasta que un día en un avión me dijo:
– Creo que mi olor de creación es la mezcla de tu respiración junto con la mía. – Entonces respiró fuertemente y me indicó que yo también lo hiciera. Exhalamos e inspiramos dos o tres veces. -Ya vienen las ideas… -dijo mientras me sonreía.

Albert Espinoza, Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo.

 

Anuncios

Written by joepad

30 mayo 2011 at 9:37 pm

Publicado en Libros, Pensamiento, Personal

Tagged with

EXTRACTO DE NOVELA

leave a comment »


Rompí a llorar. Me encata esa expresión. No se dice rompí a comer o rompí a caminar. Rompes a llorar o a reír.
Creo vale la pena hacerse añicos por esos sentimientos.

Albert Espinoza, Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo.

 

Written by joepad

17 mayo 2011 at 9:28 pm

Publicado en Libros, Pensamiento

Tagged with

PUNTO DE INFLEXIÓN

with one comment

Fascinante mariposa y su movimiento de alas en Japón, que trajo como consecuencia que ella y yo nos encontráramos por los caminos -tragicómicos- de la existencia.

…desafortunadamente en un punto de inflexión.

Written by joepad

10 octubre 2010 at 4:45 pm

Publicado en Pensamiento, Personal, Poesia, Vida

SOCIO-VIRTUAL

with 5 comments

Una vez creado tu perfil en una cuenta red social, comienza el viaje. En Facebook además de agregar a tus actuales contactos mails, el portal te permite reencontrarte con viejas amistades, gracias a su búsqueda directa o por las sugerencias que el portal hace, aplicando perfectamente la teoría de los “seis grados de separación”. Crear albums de fotos, páginas de grupos sobre un tema en específico, enviar mensajes públicos o privados, entre otras, son parte de las aplicaciones de este sitio que te enganchan.

En Twitter lo que en un comienzo puede parecer un sitio poco atractivo, a medida que lo vas usando pasa a ser una experiencia interesante, cuando en tiempo real comentas y lees las micro-entradas (140 caracteres) de los usuarios a los que sigues; noticias, links de interés, recomendaciones de música, cine y reflexiones sobre temas actuales, son las que destaco.

En Facebook el reencuentro con los viejos amigos pierde su encanto (no siempre) cuando con el tiempo te das cuenta de porque habías perdido el nexo con ellos; ya viste sus fotos o videos, conversaste de una u otra cosa, te pusiste al día. La ilusión y el interés se esfuman, pero el perfil de “fulano” sigue allí en tu cuenta.

Twitter a pesar de no ser una red únicamente para hacer amistad, pienso se aproxima más a las relaciones sociales no virtuales, recibes lo que das. Dependiendo de lo que escribas en tu cuenta, te siguen y sigues a determinadas personas (sin que estas también lo hagan, a diferencia del Facebook), estas te aportan algo y en el momento que dejan de hacerlo simplemente las dejas de seguir.

Con el paso del tiempo, tu cuenta Facebook se llena de actividad poco interesante; comentarios que muchas veces no tienen nada que ver contigo, fotos, vídeos, convocatorias para eventos, regalos (gifts) y juegos, terminan siendo excesos que vician lo que en un comienzo era atractivo.

Creo que lo bueno de las redes sociales; es que son un excelente recurso para difundir información en el momento en que suceden, además ayudan a establecer lazos entre personas con intereses en común. Lo malo; es que pervierten el verdadero sentido de la amistad, pisotean el derecho que tenemos al olvido y en algunos casos, en vez de fortalecer el trato con tus amigos, terminan por distanciarlo.

Sin duda, las nuevas tecnologías y sus diversas aplicaciones en internet han cambiado la manera de como nos relacionamos con las personas. La sociedad progresa, muta -bien que mal- hacia un plano meramente irreal. Y somos nosotros mismos quienes decidimos cual de nuestros “yo” será el más importante; el físico o el virtual.

Written by joepad

1 agosto 2010 at 12:14 pm

OJOS DE SUSTO

leave a comment »

Saliendo del tren dos chicos que van delante de mi, pasan por al lado de una chica que está sentada en uno de los bancos del pasillo de la estación por donde caminabamos. Me doy cuenta que el chico más alto se le queda mirando fijamente a los ojos; ella evade la mirada, baja la cabeza y continua leyendo un libro que tenia en sus piernas. Yo avanzo hasta coincidir con ellos en fila y escucho:

-¡Coño!… me quito la mirada, si me mira más tiempo le pude haber sacado algo…

El chico que lo acompañaba ríe -¿Sacarle algo?

-¡Claro!… entrar en su mente…

Fue difícil dejar de prestarle atención al dúo, así que voltee la cara y busque con la mirada al chico que decia esto.

Él me miro -¡Claro que si Chaval!

Siguiendole la corriente afirme con un movimiento de cabeza. El chico levantando una ceja y acentuando la mirada: -¿Que? ¿No me crees?…

Volví a afirmar con la cabeza. Él me miro fijamente y poniendo ojos de susto me dijo:
-¿Cómo sigue tu ojo derecho?… Tu cita con el retinólogo; hoy… Recuerda mañana enviar el mail antes de las cinco…

Me detuve y ellos siguieron andando…

No sé cómo lo hizo.

Written by joepad

7 mayo 2010 at 10:39 pm

IMPREVISTO ENCUENTRO

leave a comment »

De vuelta del trabajo paso por la estación de Sants donde hago trasbordo al metro. Son casi las 11 de la noche. Estoy muy cansado, no quiero llegar a casa, necesito despejarme un poco antes de dormir e ir nuevamente a la oficina y continuar con ese proyecto que me ha tomado tantas horas del día. Así que mejor me voy al centro de la ciudad, entraré en algún bar, pediré algo…

– Una cerveza por favor!
– Gracias!

Salgo del bar y me dirijo hacia una de las mesas del frente; me siento, miro pasar a la gente… al rato saco mi libreta y comienzo a bosquejar algo… De pronto siento una palmada en el hombro.

– JOEPADILLA, macho que bueno verte! –dijo el hombre.
– Coño! –agradable sorpresa para mí– tú por aquí, qué de tiempos, ¿Cómo estás? ¿Vacaciones? – Le dije mientras me levantaba para luego darle un abrazo de viejos amigos.
– Más o menos… tal vez de paso jajaja –me respondió.
– Bueno, siéntate, cuéntame qué tal el trabajo, cómo están tus cosas… espera primero déjame invitarte algo de tomar o ¿Quieres otra cosa?
– Hombre claro! una birra –respondió con el entusiasmo de siempre.

La noche continúo y se hizo cada vez más interesante, 4 birras en medio de conversas que iban sobre el trabajo del diseñador, los procesos creativos, las artes, los amigos, los amores y los desamores, hacia tanto que yo no disfrutaba de una conversa tan completa y más si es con esos amigos que hace años no ves…

– Me vas a disculpar, voy al baño -le dije en medio de la charla.

– Claro macho –respondió después de beber un trago.

Me levante y me fui al baño. Que extraño estos baños -me dije- más pequeño imposible, es cierto que he superado mi claustrofobia; pero esta vez me dejo la puerta entreabierta, el baño de verdad es muy pequeño.

Cuando me estoy lavando las manos, comencé a recordar…
Mierda! Esto no puede ser! Pero si… este Sr. supuestamente murió en un accidente hace ya más de un año… esa era la información que me habían dado varios amigos en común, era imposible lo que estaba viviendo.
En ese momento no supe que hacer, el miedo entro al diminuto baño y tranco la puerta al mismo tiempo que mis ganas de salir se manifestaban, presenciar nuevamente a esta persona era necesario, así que me llene de coraje, abrí la puerta y fui directo a la mesa donde estábamos, pero no había nadie. Mire a todos lados… y nada. Las piernas me comenzaban a temblar.

Me dirigí a la caja…
– Por favor Sr. Se cobra las cervezas.
– Si claro, ¿En que mesa estabas?  –me contesto el Sr. de la barra…
– En aquella de allá.
– Bueno, dime cuantas cervezas tienes.
– No recuerdo, no las tiene anotadas –le respondí.
– No, la verdad es que se me ha pasao.

Lamenté esa manera distraída que tienen algunos bares de por aquí de no llevar un control de los clientes.
– Creo son 8… por casualidad se dio cuenta en qué momento se fue la persona que estaba conmigo?
– Eh? entra y se va mucha gente en este bar tio! la verdad es que no –respondió mientras hacia las cuentas.

Después de pagar la cuenta me fije en la hora de mi reloj, estaba parado, le doy unos golpes y arranca el segundero.

– ¿Sr. Me puede decir la hora? –le pregunte a uno que estaba en una de las mesas de la entrada.

– Las 11 en punto –respondió.

Era la hora exacta a la que yo había llegado a ese lugar.

Written by joepad

23 marzo 2010 at 12:07 am

SUICIDADO POR LA SOCIEDAD

with 2 comments

Despúes de leer las cartas recopiladas de Van Gogh en el libro Cartas a Theo he terminado por conocer a un ser de admirables principios; muy claro artísticamente, intelectualme y espiritualmente, un hombre que siempre estuvo en constante búsqueda de su yo más puro. Creo no se quito la vida en medio de la angustia por no poder encontrarse, más bien todo lo contrario, acababa de hacerlo. Y es la sociedad quien luego de descubrir al artista, lo suicida, como castigandolo por haberse apartado de ella.

Destacó un texto entre tantas cartas enviadas:

¿Qué es dibujar? ¿Cómo se consigue? Es la acción de abrirse paso a través de un muro invisible, férreo, medianero entre lo que uno siente y lo que puede. ¿Comó atravesar el muro? De nada sirve golpearlo con fuerza; a mi entender, hay que limarlo poco a poco y horadar el muro con paciencia. Y uno podrá habituarce a ese trabajo, sin dejar que le distraigan sólo si reflexiona y regula su vida deacuerdo con unos principios. Lo mismo para las cosas artísticas como para las otras. Y la grandeza no es cosa fortuita, sino que debe ser deseada. Determinar si los actos de un hombre deben conducirlo a los principios, o los principios a los actos, es algo que me parece tan dificil de esclarecer y que vale tan poco la pena como saber quién ha existido primero, si la gallina o el huevo. Pero considero una cosa positiva y de máxima importancia que uno se esfuerce en desarrollar su energía y su pensamiento.

Cartas a Theo

VINCENT VAN GOGH

Written by joepad

16 febrero 2010 at 7:26 pm

Publicado en Arte, Historia, Libros, Pensamiento

Tagged with