JOEPAD: COMO UN PILOTO EN SU NAVÍO

Archive for junio 2013

MORRIR PARA NACER DE NUEVO

leave a comment »

pozo1

El pasado fin de semana una charla con mi Padre me hizo reflexionar y retomar un escrito sobre un incidente de cuando era niño.

La sola idea de sumergirme y nadar por el abismo hasta un punto desconocido, en medio de la oscuridad, me dio terror –¡¡¡No puedo me da miedo!!!– grite temblando de frío –¡¡¡Ayúdame!!!

Papá se inclino hacia delante y con firmeza me dijo –Joe, en está vida tendrás que afrontar miedos más grandes que este. Esta situación no es nada comparado. Vence al miedo y termina esta prueba…

***

Era 1992. Avanzábamos en medio de la selva en la Sierra Guasare; mis Hermanos, mi Papá y Yo. Hacíamos una excursión que él había hecho días atrás con unos amigos a orillas de un interminable manantial que por tramos se hacia estrecho o ancho, bajo o profundo, dando origen a caños en donde nos dábamos divertidos chapuzones.

Inquieto, me adelante al paso y me detuve en un espectacular pozo natural dividido por un muro de piedra. Muro que lo convertía en dos pozos estrechos y aparentemente profundos. Observe un tronco que flotaba en medio de uno de ellos. Comencé a gritar –¡¡¡miren, miren aquí!!!– Pensando que el tronco podía sostenerme, coloque un pie y luego el otro. Súbitamente me fui al fondo. Un grito de desespero y terror salió de mi boca –¡¡¡Papaaaaaaaaá!!!

A los pocos segundos vi a Papá asomarse –¿Estas bien? ¿No te golpeaste?– Preguntó.

-Estoy bien, no me golpee –¡¡¡Ayúdame a salir!!!– contesté desesperado.

El rostro de preocupación de Papá cambio a uno serio y amigable –No puedo hacer nada desde aquí, pero tranquilo tú sí. Yo también estuve en tu lugar, en este mismo pozo y sé que en el fondo hay una abertura, un agujero que comunica con el pozo de al lado que es menos profundo y por donde podrás salir. Sumérgete. Nada hasta allí

La sola idea de sumergirme y nadar por el abismo hasta un punto desconocido, en medio de la oscuridad, me dio terror –¡¡¡No puedo me da miedo!!!– grite temblando de frío –¡¡¡Ayúdame!!!

Papá se inclino hacia delante y con firmeza me dijo –Joe, en está vida tendrás que afrontar miedos más grandes que este. Esta situación no es nada en comparado. Vence al miedo y termina esta prueba. Tú puedes. Sumérgete, nada hasta el fondo, veras un destello de luz que entra por el agujero. Esa es la salida

En ese entonces lo que dijo mi Padre no tuvo más sentido que la forma en las que fueron expresadas sus palabras. Al día de hoy son sus palabras las que retumban en mi oído al momento de afrontar situaciones difíciles.

Yo no sabia si resistiría. Hice un primer intento. Nade hacia el fondo y cuando vi el destello de luz a mitad de camino me detuve, y en retroceso volví a la superficie. Agitado, grite que lo había visto –¡¡¡Lo vi,  lo vi,  vi el agujero, la luz!!!– Papá afirmo con un movimiento de cabeza. Tomando más aire que antes repetí la acción. Nade lo más rápido que pude hasta el fondo. Mi corazón latía aceleradamente. El agua estaba helada, algún pez rozo mis piernas. Atravesé el agujero, gire hacia arriba, y nadando tal cual renacuajo, emergí. Abrí mi boca y aspire todo el aire que pude. Mire a mi alrededor mientras flotaba. Y allí estaban todos en la orilla, esperándome con una una gran sonrisa. Yo sonreí también.

Continuamente estamos expuestos a situaciones difíciles. En muchos casos, la solución de estos conflictos dependerá de como le hacemos frente a nuestros miedos. Como llegar a el fondo de esos abismos será solo el principio, el fuego indispensable que araña, carcome, destruye, pero que al mismo tiempo regenera. La antigua historia que habla de, morir para nacer de nuevo.

Written by joepad

21 junio 2013 at 1:46 pm

Publicado en Historia, Personal

Tagged with